Elena González

“el amor incondicional por la naturaleza…”

“Nuestras actividades no son números, no son personas aisladas…son sentimientos, son conocimientos, son todas aquellas cosas que llevamos en nuestro corazón, nuestro entorno, nuestro ser…Queremos que la gente se enamore de la zona y quiera volver.”

 

Elena Gonzalez, natural de Tolox,  siempre lo tuvo claro: desde muy joven quiso enfocar su vida a la educación medioambiental. Tuvo que aplazarlo durante algunos años para trabajar en el campo de la administración con el objetivo de poder pagarse los estudios de Conducción de Actividades Físico-Deportivas en el Medio Natural, técnico en información turística…”para vivir agobiada, porque de otra forma no puedo vivir”  De aquello hace ya 24 años. Tras trabajar con varias empresas decidió embarcarse en abril de 2011 en su propia empresa,  “Aventúrate en La Sierra de las Nieves”

Es un placer escucharla hablar de su entorno, de su pueblo, de su montaña, de su gente…Sierra de las Nieves tiene más limitaciones al ser Parque Nacional y ella quería trabajar allí, en su sierra. Y allí está. ¿Su día a día? “Yo estoy de campamento constantemente. En casa y fuera. Todos los días”.

“porque yo soy de pueblo, muy de pueblo. Yo el pueblo para todo”

Para muestra, cuenta lo que le pasó justo el día anterior:  “Tenía  una ruta con clientes extranjeros…de Finlandia…o de por ahí arriba, 25 personas en ruta para las 2 de la tarde, pero me llamaron el día anterior a las 11 de la noche de un hotel pidiendo una actividad para el día siguiente…y a las 9 de la mañana los cité, para poder estar lista a las 2 con el otro grupo. 

“Mis hermanos me llaman la madrastrona, soy muy madre, soy cuidadora, y así trato a mis clientes”

Así que a las 6 de la mañana ya estaba yo organizando niños, coche, materiales….” Energía a rebosar. Está acostumbrada a trabajar casi sin horario, sin planificar porque las reservas entran cuando entran y ella “recoge el agua cuando llueve”. 

Ahora, gracias a los esfuerzos realizados al principio, Elena está muy orgullosa de decir que está muy bien posicionada en su campo.  La mayoría de los clientes son extranjeros y Elena, no habla inglés, pero sabe perfectamente ganarse su confianza

Después de las 3 o 4 horas como mínimo que duran las actividades (las hay hasta de días completos) los clientes se van felices, con la sensación de haber aprendido cosas nuevas de la mano de una amiga, con una verdadera amante de la naturaleza y conocedora de su entorno. Porque como bien dice Elena, hacer senderismo no es andar, hacer senderismo es interpretar el territorio, dar información sobre él…Elena habla de los insectos que se encuentran, de cómo polinizan, de las plantas, los árboles…de todo.  No cabe duda después de haberla conocido de que así será. 

“Les explico todo, ellos necesitan confiar en tí porque tú los vas a tirar por un barranco”

Actualmente vive del barranquismo especialmente porque apostó fuerte por ello. Los cauces del río, los saltos, nadando, buceando, escalando, a pie o en bicicleta,…

Recientemente han invertido en bicicletas eléctricas de alta gama para poder abrir más mercado y dar más servicios. Empezó siendo una de las pocas empresas que trabajaba con niños, porque ella se empeñó en abrir estas actividades a familias. Le encantan los niños y se le dan muy bien.  

Me habla en plural y me explica que con su pareja, que tiene otra empresa totalmente diferente a la suya, montaron una sociedad con dos epígrafes totalmente diferentes y se ayudan mutuamente. Son socios, tienen un proyecto de vida en común y sus tres niños…”ya no necesitamos nada más”. 

El personal con el que cuenta Elena varía con la demanda, siempre rondando las 3 personas, también para las actividades que hace en colegios sobre educación ambiental. Como muchos durante la pandemia, ha tenido que recortar en personal e intenta apañarse ella sola. Pero aunque a veces se siente desbordada su objetivo sigue siendo ampliar. 

Su consejo: “ser una mujer rural es ser una persona criada en un pueblo con la mente abierta que no tiene miedo de emprender cualquier proyecto pero que lo hace desde un entorno conocido, seguro. Tener a sus amigos, su familia, sus vecinos… es importante.”